ÁNGELES DE LOS EMPRENDEDORES

Tejiendo Futuro

__________________________________

Entrevista a: María del Rosario Perafán Ortega.

¿Cómo va el programa Tejiendo Futuro con los emprendimientos?

El programa Tejiendo Futuro ha logrado generar una gran confianza entre la gente; inicialmente se les dio un fortalecimiento en conjunto con la CVC, buscando mejorar la producción de productos agrícolas y parte de todos los abonos. Era un complemento porque a la vez se entregaron algunas semillas y demás, pero también tenían los abonos, y eso hace que la productividad de las fincas incremente. Hemos tenido unas experiencias importantes, personas que nos han comentado o que hemos visitado y hemos visto que tienen logros interesantes, que han pasado de producir un producto en su finca y ahora tienen varios; además se les entregaron árboles frutales. Todo lo anterior ha mejorado la productividad y los ingresos de las personas.

Otro de los objetivos que tiene Tejiendo Futuro es que las redes comerciales y las redes de productividad se incrementen. En ese sentido lo que se busca es que la producción que se genera en el corregimiento se conozca entre las personas y que ellas logren comercializarla entre ellos. Por eso se puede decir que la campaña “En Bitaco se le tiene” ha permitido fortalecer esas redes. Las personas nos referencian que anteriormente no encontraban esos productos porque no conocían que existieran en el sector.

¿Cualquier persona con un emprendimiento en Bitaco puede entrar a Tejiendo Futuro?

Lo que hemos visto cuando se hizo inicialmente línea de base es que existen varias líneas. Las líneas productivas se han identificado como especies menores que son: pollos y gallinas, anturios y follajes, que incluye a todas las personas que tienen anturios, follajes y viveros. Tenemos las personas que están en la parte agrícola, que son alimentos y huertos, y la parte agropecuaria donde hay ganado y cerdos, que están en menor proporción, pero tenemos esas líneas. Entonces dependiendo de eso lo que hacemos es, con capacitaciones, fortalecer las líneas productivas y luego se entra a fortalecer lo que es capital semilla, para que las personas mejoren su capital y sus ingresos.

¿Si llega a haber otro gremio, se le abre un espacio?

Es importante ir fortaleciendo todas esas líneas que van surgiendo. Por ejemplo, también se trabaja con el colegio con los jóvenes de décimo y once; con ellos hicimos un trabajo de plan de vida para saber si tienen interés en el emprendimiento y quieren quedarse en el corregimiento, o si su interés es formarse profesionalmente en carreras. Entonces también se van revisando esas líneas que tienen para lograr definir la cantidad de personas y si es posible capacitarlos en esas líneas y luego fortalecerlos.

En el colegio se estaban haciendo las actividades con los jóvenes para buscar que ellos se sueñen y piensen qué quieren y si lo que quieren para su vida profesional en realidad es su pasión, que puedan desarrollar una actividad que a la vez les genere ingresos y les apasione. Se hicieron esos talleres para revisar hacia dónde están encaminados y encontramos que sí están encaminados a líneas pecuarias. Hay jóvenes que, por ejemplo, quieren ser veterinarios, y esta es una línea interesante y vemos que lo que se les ha capacitado y la educación que se les ha dado es interesante porque ellos han podido ubicarse y escoger de manera clara hacia dónde quieren ir.

El último proyecto que hicimos fue el del café, para activar la caficultura en el corregimiento. Anteriormente Bitaco era un corregimiento donde se producía mucho café, comenzaron a dejarlo un poco de lado, pero el café de acá presenta unas características interesantes que son importantes de rescatar.

¿En qué consiste la campaña «En Bitaco se le tiene»?

Esta es una campaña que comenzó a raíz de la pandemia porque no estábamos en el territorio, pero por comunicación telefónica sabíamos que las personas no estaban pudiendo vender sus productos. Se creo esta campaña para dinamizar la economía en el corregimiento y ha sido muy interesante. Por ejemplo, el caso de Judy, la chica que hace Yogurt, ella nos dice que vendía 35 litros y que ahora está vendiendo 50 litros. Personas que decían «tengo un bulto de maíz y frijol y no sé dónde venderlo», y ahora los graneros o tiendas los contactan a través de la campaña y les compran. Se ha reactivado tanto que en ese momento hay Venta de ganado, venta de cerdos, publican venta de fincas, de lotes, entonces se evidencia que esto ha tenido un crecimiento importante. Lo que buscamos es que las personas que hacen parte de esta campaña le comuniquen a los demás que esta campaña existe.

Judy Gaviria.

Entrevistada: Gloria Úsuga López, Coordinadora del Proyecto Tejiendo Futuro.

¿Cómo va Tejiendo Futuro?

El proyecto Tejiendo Futuro ha ido avanzando a pasos agigantados. A pesar de la pandemia que hemos vivido durante este año, ha sido un proceso realmente importante. Este proyecto tiene tres grandes objetivos, el primero va dirigido a todo lo que tiene que ver con el fortalecimiento de organizaciones, como juntas de acción comunal y juntas administradoras de agua. En ese objetivo hemos ido avanzando en la consolidación y su fortalecimiento. El resultado de eso es que hoy en día, tres de ellas están siendo las gestoras de material para el mejoramiento de las vías en el corregimiento de Bitaco, entonces han fortalecido el proceso de ser autogestoras dentro de la comunidad.

Las seis juntas de acción comunal hicieron todo el proceso de formalización de los documentos para presentar a la administración municipal, lograron tener toda la documentación tres juntas de acción comunal: Chicoralito, Rincón Santo y Centro Poblado, y ellas serán las responsables de direccionar el buen manejo del material que va a entregar la administración municipal para el mejoramiento de las vías.

¿Cuál ha sido el mayor reto para lograr que estas juntas de acción comunal funcionen?

El reto ha sido que todos tengan la documentación al día y que puedan participar de los diferentes procesos que hay con los diferentes entes municipales. El fortalecimiento de las juntas de acción comunal es un proyecto que ya venía tiempo atrás y ahora en este proceso lo que se ha hecho con ellas es toda la formalización de documentos que deben tener para cualquier tipo de convocatoria o presentarse a cualquier tipo de gestión tanto en proyectos o como ahora en el manejo de materiales por parte de la administración.

Talleres Tejiendo Futuro.

¿Cuál ha sido su reto personal durante esta gestión?

El equipo como tal se ha enfrentado a que el nivel de escolaridad es bajo, entonces el que ellos puedan sacar toda esa documentación y que tengan la claridad de qué es lo que se necesita y de todo el proceso para que haga la formalización, necesitan ir a la Cámara de Comercio, a registrar libros a la gobernación, y hacer todo un tema de procedimientos que quizás para ellos no era tan sencillo, entonces el que se acompañe a ellos a sacar un correo electrónico y un código, ha sido un reto.

María del Rosario Calambas.
Talleres de Especies Menores.

¿Cuál ha sido el resultado para las Juntas de Acción Comunal?

Hay un valor agregado para el proyecto y para la comunidad y es que hay una muy buena disposición política. Eso ha permitido que las Juntas de Acción Comunal tengan visibilidad frente a la Administración Municipal y eso empodera mucho más a los líderes que están hoy, porque ven que su trabajo se ve reflejado en algo. Entonces si hacen la gestión, si presentan un proyecto, van a ser escuchados por parte de la Administración Municipal, y eso ha sido una fortaleza muy grande durante este periodo porque ellos están siendo escuchados y ven que las acciones que hacen se ven reflejadas.

¿Cómo se han visto impactados los emprendimientos en Bitaco a raíz del proyecto Tejiendo Futuro?

Hay una gran satisfacción en ver que Bitaco tiene un gran potencial. Hay muchos emprendimientos, quizá la pandemia fue una oportunidad muy grande para fortalecer el mercado local y fortalecer todos esos emprendimientos pequeños que existen y que la gente no conocía, ni siquiera las mismas personas del corregimiento.

¿Cómo se desarrolló en la pandemia “En Bitaco se le tiene”?

“En Bitaco se le tiene” surgió a raíz de la pandemia, como una estrategia para apoyar esos emprendimientos del corregimiento. Es una estrategia que se propuso en algún momento para que no únicamente la gente que participa en el proyecto sino todos aquellos emprendimientos que quisieran promocionar sus productos o darse a conocer pudiesen tener la oportunidad. Se creó el directorio donde están los diferentes productos y servicios, se creó un grupo de Whatsapp con esos emprendimientos, en donde los emprendedores que están allí publican ofertas. Ha sido un canal de comunicación y de réplica de lo que tienen hasta el momento que ha dado un muy buen resultado; porque tenemos experiencias en donde ya ni siquiera tienen que promocionar sus productos por fuera, sino que se comunican directamente por el interno y sale directamente el producto o pueden tener acceso a alguna necesidad que tengan, ha sido de rápida reacción.

¿Cómo ha sido el acompañamiento para los emprendimientos?

Se les está acompañado sobretodo a que lleven registros. Uno de los retos más grandes en emprendimiento es que la gente lleve los costos como tal de cada negocio, qué tanto vendieron, cuál es el precio y cuánto les está costando sacar ese producto. Se ha hecho mucho énfasis en que ellos puedan saber si por lo menos eso está siendo rentable o no y que lleven el registro en cualquier parte pero que lleven algún tipo de registro.

¿Han salido nuevos emprendimientos a raíz de la pandemia?

No tantos nuevos, pero sí se ha fortalecido la mayoría y se ha reinventado. Por ejemplo, la señora que se dedicaba a hacer uniformes, con la pandemia vio la oportunidad de hacer todos los elementos de bioseguridad, entonces tiene tapabocas, todo lo de anti fluidos; ella los promociona y esto le ha permitido abrirse a otras áreas y explorarlas. Así tenemos muchos ejemplos donde quien ofrecía un servicio ya ofrece dos. Por ejemplo, las flores se vieron afectadas en la pandemia porque no son un producto de primera necesidad, entonces los floricultores tuvieron muchas dificultades y comenzaron a ofrecer esas flores en diferentes presentaciones como ramos para ocasiones especiales, y eso les ha permitido abrirse a otras alternativas y ha sido exitoso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

top