CAFÉ Y MIELES DE LA LIBERTAD

Tejiendo Futuro

________________________________________

Entrevistado: James Ignacio Montero Narváez – Rector de la Institución Educativa La Libertad.

Karen Dayana Gómez.

¿Cómo funciona la Institución Educativa La Libertad?

La Institución Educativa La Libertad es una institución rural modalidad agropecuaria que tiene 3 orientaciones: la producción pecuaria, la producción agrícola, y una donde se articulan ambas: el mercadeo y el emprendimiento agropecuario, que consiste en que los muchachos no solamente aprendan a trabajar el campo, sino que también aprendan que el campo es una opción de vida laboral y profesional y que nos puede guiar hacia un futuro negocio.

¿En qué consiste el emprendimiento de café?

Nace como una emergencia y necesidad con el café pergamino. Nuestra venta de café pergamino se tiene que hacer en La Cumbre, que es la única parte donde nos lo reciben, pero de aquí a La Cumbre hay 45 minutos en carro y para llevar dos o tres arrobas es muy costoso. Además, buscamos brindarles a los muchachos una alternativa de negocio para que le den un valor agregado a ese proceso. Que ellos sepan cuál es el valor adicional en vez de entregarle el café pergamino a la federación y al comité. Se les está proponiendo que conozcan cuál es el proceso de trilla, de tostión, molienda y de empaque según las necesidades, para así comenzar a comercializar el café de la región, de origen de cada una de las fincas, iniciando por la Institución que hoy en día vende su Café de la Libertad a mucho mejor precio.

¿Hace cuánto inició el proyecto de café en la Institución?

El proyecto de transformación del café nació hace dos años, pero llevamos un año en funcionamiento, es decir, hace un año comenzamos con nuestra primera producción de café. El cultivo de café nació en la Concentración de Desarrollo Rural, sede del bachillerato, hace alrededor de 38-39 años. Fue una idea del comité cafetero, ellos estuvieron presentes desde la construcción hasta la implementación de los cultivos. El propósito era que los muchachos aprendieran y conocieran el proceso del café pergamino; cómo sembrar el árbol, los cuidados de éste, cómo recolectar el café, cómo tostarlo, y sus demás procesos para finalmente llevarlo al comité a vender.

¿Cómo fue el proceso de realización de la marca?

Eso hace parte de la Cátedra de Emprendimiento y de la Cátedra de Administración, donde también hemos tenido la ayuda de la Fundación Agrícola Himalaya para realizar la etiqueta, los empaques y toda la parte comercial y publicitaria de la marca, lo cual está enmarcado en una cátedra llamada Administración Agropecuaria y Financiera. 

James Ignacio Montero.

¿Este café es considerado orgánico?

Nosotros para sacar café orgánico tenemos que hacer un proceso de certificación con las entidades idóneas. Nosotros llevamos 3 años reduciendo al mínimo el uso de productos agroquímicos. Hace 3 años estamos trabajando el café únicamente con productos que entran dentro del sistema de producción limpia. Entonces en este momento yo no puedo decir que es café orgánico, pero esperamos poder llegar a eso y vamos en camino a certificarnos en 7 años si así el medio nos lo permite.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad a lo largo de este proceso?

Nosotros no podemos mirar esto como si fuéramos una empresa privada, pensando que vamos a producir unos niveles, rentabilidades y utilidades, porque nuestro proceso es pedagógico, nuestro proceso productivo va enfocado a enseñarle a los muchachos. Nosotros en la recolección de café no le podemos exigir a los muchachos que cojan lo mismo que un “recolector profesional” de café, precisamente porque son muchachos y se ponen a jugar y se distraen, donde se pierde mucho grano. Esa es la mayor dificultad, que a veces nos miden como si fuéramos una empresa privada con altas productividades. No pasa únicamente con el proyecto de café, también pasa con la avicultura, lechería y los demás proyectos, donde esperan unas producciones muy altas dejando de lado el proceso pedagógico.

Estudiantes Institución Educativa La Libertad.
Gina Liseth Gómez Ramírez.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción que ha tenido con este emprendimiento del café?

Ha sido ver el impacto que hemos generado en la comunidad, el saber que ese fruto y esa bolsa que se ha vendido ha sido el fruto del trabajo de profesores, estudiantes, personal administrativo, de la dirección, de la comunidad, de las entidades que nos apoyan, la Fundación Agrícola Himalaya y la CVC, entre otras, que es el esfuerzo de toda la comunidad bitaqueña. También poder sacar como lo dice en su etiqueta, un producto “fruto del trabajo de los muchachos”, esa es la mayor satisfacción, y que logre en unos años ser un café reconocido a nivel regional y departamental.

¿En qué ha beneficiado a Bitaco este emprendimiento?

Los muchachos ya saben de una nueva opción de negocio, saben que ya no hay necesidad de producir café y esperar a ver si la cooperativa se los paga bien o si el precio se cae, sino que ven una opción de negocio. Ya tenemos contacto con algunos egresados que nos piden venir a tostar y a hacer el proceso aquí en la institución, y ¡claro que sí!, aquí están abiertas las puertas para toda la comunidad, donde de manera coordinada podemos trabajar y utilizar la planta, porque esto es de todos.

Profesor Antonio Libreros.

¿Cómo es ese proceso para que puedan venir los egresados?

Yo creo que todos los caficultores de la región son egresados, tienen o han tenido sus hijos en La Concentración. Lo que piden venir a hacer los egresados es el proceso de tostar y moler su café, para poder venderlo bajo su marca. 

¿Cómo ha apoyado la Fundación Agrícola Himalaya este emprendimiento?

Yo creo que el apoyo de la Fundación Agrícola Himalaya ha sido total. A través de los diferentes proyectos que maneja la Fundación nos han dado el impulso tanto en el cambio en el beneficio, porque nosotros teníamos la planta de beneficio antigua de hace 40 años con altos desperdicios de agua y contaminación de agua, a pasar a un proceso nuevo en la institución que es BECOLSUB (Beneficio ecológico y manejo de productos del café). A través de la Fundación logramos tener esta máquina que ya está funcionando perfectamente, también hemos recibido apoyo por parte de la Fundación en la planta de café junto con la CVC. El apoyo de Lina González y María Del Llano en la creación de la etiqueta y la parte publicitaria, de imagen y mercadeo, donde los muchachos hicieron una parte de diseño y de logo y luego ellas nos ayudaron uniendo esas ideas y dándole un toque profesional.

Una de las ideas de la señora Carlota es sacar un café de calidad en todo su proceso. Nos hizo el inmenso favor de contactarnos con un asesor con quien empezamos la próxima semana unas capacitaciones para lograr estabilidad y calidad en el café de origen marca La Libertad. Van a ser 24 horas presenciales con toda la guía para sacar un café optimo y estabilizar su proceso.

¿A dónde quiere llegar con este emprendimiento?

Que el nombre quede posicionado no únicamente en la región sino a nivel departamental, ojalá nacional y ojalá podamos llegar también a exportar en algún momento nuestra marca de café bitaqueño hecho por jóvenes estudiantes de la región de Bitaco. Que podamos en algún momento llegar a concursar y a tener un renombre por nuestra calidad de café.

¿Cuál es el propósito de ese proyecto a nivel pedagógico?

La idea es que ellos puedan establecer sus propias marcas y nosotros poderlos apoyar. Para eso es la escuela, es el foco de desarrollo no únicamente económico sino de los conocimientos de la región.

Yudy Carolina Ardila.
Karen Dayana Gómez.

MIELES DE LA LIBERTAD

Las bondades climáticas y ambientales de la Reserva Forestal de Bitaco, junto a las manos de los niños y jóvenes de la asociación de futuros agricultores de Colombia (AFAC – Bitaco), que con cuidado y dedicación extraen de los panales una deliciosa miel 100% natural, impulsa el desarrollo rural y la capacidad de emprendimiento que se promueve en la Concentración de Desarrollo Rural de la Institución Educativa la Libertad.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción con este emprendimiento de la miel?

La acogida del producto debido a su calidad. La calidad de nuestra miel ha sido investigada por personas externas y nos han dado la mejor referencia de que es una miel de mucha calidad. Además de la referencia de las personas que han consumido esta miel, de la cual se garantiza que es una miel 100% natural, que sale de la colmena al envase sin ningún proceso adicional. Todo es hecho por los estudiantes; la recolección, las visitas, la alimentación, etc.

Mieles de la Libertad.

¿Cuál de los dos emprendimientos ha sido más acogido por los jóvenes?

La miel le gusta a todo el mundo y además es un producto más exótico y diferente, mientras que el café es más común.

¿Cuándo nació el emprendimiento de la miel en la Institución?

Aquí en la sede hubo producción apícola hace muchos años, pero las colmenas fueron ubicadas en dos sitios que presentaron algunos inconvenientes con estudiantes y personas que estaban recolectando café; quedaron muy cerca de los salones o entre los cafetales y tuvimos problemas de ataques de abejas a los estudiantes o recolectores de café, por eso se quitaron. Cuando yo llegué aquí, busqué el sitio ideal entre la parte boscosa y alejada, vi la necesidad y la oportunidad de negocio que había por la zona boscosa, entonces las ubicamos y ya llevamos un año y medio, casi dos años.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad de la apicultura como un emprendimiento de la Institución?

Ha sido la dificultad que se tiene a nivel nacional y mundial: el uso indiscriminado de los agrotóxicos en los cultivos cercanos. No somos ajenos a que para las pasturas y para controlar garrapatas utilizamos insecticidas, lo cual afecta nuestras abejas. El uso indiscriminado que están haciendo en la ganadería, donde hacen unas mezclas que resultan ser mortales para la abeja, generando una disminución en la producción. Cuando hay una floración que aquí generalmente sería antes de las épocas de lluvia, que es cuando más los insectos atacan los cultivos, fumigan, y entonces nuestras abejas polinizadoras tocan esas flores con insecticidas y vienen a morir y no alcanzan a hacer su trabajo, y por esa razón hemos tenido mucha disminución de la producción de miel. Aun así, nosotros seguimos luchando y buscando otras alternativas, tratando de crecer un poco el número de colmenas para intentar nivelar la producción.

¿Qué espera de este emprendimiento?

Lo mismo que con el del café. Aquí es tanta la satisfacción de los clientes que queremos llegar a poder estabilizar nuestra producción para seguirlos atendiendo hasta lograr ser muy reconocidos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

top