EN BITACO SE LE TIENE

Tejiendo Futuro

_______________________________________

James Ignacio Montero.

El 2020 nos llegó lleno de sorpresas, la pandemia de Covid 19 nos cambió la forma de vida: andamos con tapabocas, extrañamos los abrazos y los besos, tememos el contagio, poco socializamos. Nuestros niños, jóvenes y profes se están inventando a diario la educación virtual, se comunican a punta de Whatsapp, de videos, de cartillas; la conectividad se volvió imprescindible, estamos pegados al celular, extrañando el parche, añorando al profe.

Pero reconocemos que es muy distinta esta circunstancia en el campo que en la ciudad. Aquí podemos caminar libres, no estamos encerrados, en el campo respiramos aires distintos y tenemos el privilegio del contacto entrañable con la madre naturaleza y la vida silvestre.

Además, para la ruralidad colombiana esta incertidumbre puede ser una oportunidad. La pandemia nos puso de presente que el planeta está hablando y que en el campo está lo esencial: el cuidado del aire y agua necesarios para la supervivencia de nuestra especie, los alimentos para todos los seres vivos, la unicidad y gran valía de cada ecosistema de la Tierra.

Por ello, nuestros esfuerzos en el marco del proyecto en curso con nuestro cofinanciador MISEREOR, que llamamos Tejiendo Futuro, se concentran en tres campos: el cuidado diario del planeta a través de los proyectos para beneficio de las aguas, las siembras, el buen manejo de los residuos, la mejora de los acueductos veredales, y en general las campañas de educación ambiental para que todos contribuyamos a mejorar nuestro entorno. En segundo lugar pero no menos importante, trabajamos para que los bitaqueños emprendan negocios rurales nuevos, o consoliden y aumenten sus fuentes de ingreso habituales. Y como eje transversal, seguimos ayudando al fortalecimiento de los líderes, las Juntas de Acción Comunal y demás organizaciones sociales.

Así pues, celebramos los progresos del grupo de cultivadores de anturios, la autóctona y hermosa flor bitaqueña; también el incremento de la productividad que ha generado en los cultivos el buen manejo de los insumos como compost y abonos líquidos; la mejora en la avicultura de gallinas ponedoras o pollos de engorde, y las nuevas líneas a cargo de los emprendedores de orellanas o biofábrica. No dejen de leer sus experiencias y contarles a los vecinos para que más y más bitaqueños emprendan y contribuyan al desarrollo rural sostenible de nuestro querido territorio.

También a los adultos esta pandemia nos llevó a utilizar los recursos virtuales, y así surgió el directorio EN BITACO SE LE TIENE, cuya última versión incluimos en esta edición de LA RED. Ha sido muy útil esta conexión virtual entre vendedores y compradores: los primeros reportan todos aumento de sus ventas, y los segundos están muy contentos con la proveeduría fresca local. Estamos pues, encontrando nuevos lazos que robustezcan nuestro tejido social, y evitando huella ambiental por los transportes de los productos. Sigamos adelante con nuestra iniciativa, porque la virtualidad llegó para quedarse.

Por último, destaco en esta nueva etapa la buena noticia de la interacción con la Alcaldía de nuestro municipio: tenemos alcalde bitaqueño a quien le importa el territorio, y quien ha incluido en su plan de gobierno varios aspectos del Plan de Acción Territorial construido entre los diversos sectores poblacionales. Ejemplo de ello son las mejoras en la red vial, en los acueductos veredales, las siembras comunitarias, la relevancia de las Juntas de Acción Comunal.

Los invitamos a trabajar juntos y aprovechar estas oportunidades para el progreso de nuestro querido Bitaco.

¡Porque EN BITACO SE LE TIENE, y entre todos estamos TEJIENDO FUTURO!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

top